Recordemos London Calling en su 30º aniversario

La icónica portada de London Calling

La icónica portada de London Calling

Hoy es el trigésimo aniversario de la publicación de London Calling, un disco que orientó en gran parte la música que se produce aún hoy, y un buen día para recordarle un poco…

Se publicó el 14 de diciembre del 79 en el Reino Unido (en EEUU se publicó el mes siguiente), habiéndose grabado en agosto del mismo año en Londres. El disco supuso un cambio en el estilo musical del grupo, y dio cabida a influencias de estilos tan diversos como el ska, el pop, el soul, el rockabilly o el reggae, y hablando de temas comunes como el desempleo, los conflictos raciales, la problemática de las drogas o las responsabilidades de la adultez.

El momento en que lo lanzaron era difícil para la banda, tras haberse separado de su manager en 1978, tras sacar “Give ‘em enough rope’ y sin estudio en el que grabar. Grabaron las maquetas del disco en un estudio situado tras un garaje, hasta que en agosto del 79 entraron en los Wessex Studios para comenzar la grabación del disco. Como productor escogieron a Guy Stevens, que usaba unos métodos muy poco convencionales, como dejar caer escaleras o lanzar sillas a los músicos mientras tocaban en el estudio para crear una atmósfera de tensión. Para pasar el rato en los tiempos muertos, la banda jugaba al fútbol, lo que les sirvió para unirse más como grupo.

El lanzamiento del disco también tiene su historia, ya que la banda estaba en un enfrentamiento abierto con su discográfica, CBS. El grupo quería sacar el disco en formato doble, pero la compañía denegó su petición, concediéndoles a cambio la posibilidad de incluir un single de 12 pulgadas… facilidad que The Clash aprovecharon para poner su disco a la venta en un formato doble encubierto, ya que el segundo disco contenía 9 canciones en total (más las 10 del primer disco). El álbum fue un éxito, tanto en el Reino Unido como en el resto del mundo, y también la crítica aplaudió la mezcla de géneros que había logrado la banda.

Desde entonces, el disco ha ido recopilando halagos y adeptos a su innovador sonido, influyendo positivamente en el trabajo de multitud de bandas posteriores. Es un disco imprescindible en cualquier lista que repase los trabajos más importantes de la música de finales del siglo XX, y así ha estado en recopilaciones de los medios Rolling Stone, NME, Vibe, Q, Pitchfork Media… entre otras muchas. En 2007 se le otorgó el “Grammy Hall of Fame“, que premia a los discos con más de 25 años que destacan por su especial relevancia histórica o musical.

Por su parte, la portada presenta al bajista del grupo, Paul Sinomon, destrozando su instrumento contra el suelo en un concierto el Nueva York en 1979. Aunque al principio ni Sinomon ni la fotógrafa, Pennie Smith, querían incluir la foto en la portada del disco, el líder de la banda, Joe Strummer, les convenció. No se equivocó, ya que la imagen de Sinomon destrozando el bajo decordada con el nombre del disco escrito con la tipografía usada por Elvis en su primer single se convirtió en una de las imágenes más icónicas del punk y de la historia reciente de la música.

Con canciones tan representativas como la propia London Calling, Spanish Bombs, Train in vain o The guns of Brixton, es un disco que ha envejecido perfectamente, y su fusión de estilos sirvió de inspiración para una gran parte de la música producida en la década de los 80.

Vía | London Calling.

Share