Wyoming y los Insolventes: Los grandes clásicos del rock de todos los tiempos vuelven a Ourense

El pasado 14 de abril no imaginábamos mejor forma de celebrar el aniversario de la II República en Ourense que con un concierto de Wyoming, ese showman tan querido como denostado que no deja indiferente a nadie (en mi caso, claramente amado y admirado). Una semana antes había pasado por la Sala Berlín el gran cantautor Javier Krahe, amigo e ídolo suyo. Era la primera vez que Wyoming pisaba Ourense para tocar, y quizás no la última, puesto que tanto le gustó la experiencia que repite este sábado. Así, la Berlín, la única sala especializada que programa rock en la ciudad de Ourense hoy por hoy, nos está regalando auténticos conciertazos y momentos irrepetibles de la mano de artistas como los ya mencionados o Fermín Muguruza, O Sonoro Maxín, Los Deltonos, Dover, Leo Jiménez, Vargas Blues Band, Barón Rojo, Dewolff… Un lujo en una ciudad de interior o, como dirían los “pijos”, “de provincias”

El arriba firmante tiene que confesar que le asistía una cierta prevención por no conocer antes esta banda ni la trayectoria musical de Wyoming, y por el hecho de ser este más conocido por ser presentador, humorista y showman que por músico propiamente dicho. Piensas: “¿Que tipo de música hará, satírica?”, “¿Será una serie de chascarrillos con retranca, intercalados entre canción y canción?”, “¿Se hará el gracioso antes que tocar buena música?” Hay que reconocer que, como su colega Pablo Carbonell, el madrileño es un artista polifacético que ya dio sus primeros pasos en los setenta y ochenta con la banda de rock Paracelso y el Maestro Reverendo, y nunca dejó de estar vinculado a la música, la cual reconoce que le da la vida y le permite ser plenamente él, dejando aparte el personaje que se construye en televisión. Vamos, que Wyoming tiene tablas, y así lo demuestra en directo.

¿Y qué tipo de música hace e hizo Wyoming aquella noche de un 14 de abril? ¿Qué es lo que podrá disfrutar el público que se acerque hoy mismo al Náutico en O Grove? Nada más y nada menos que puro rock and roll. Un espectáculo puramente musical, aunque aderezado con el humor y la impronta particular del show de José Miguel Monzón, la persona humana que se esconde tras este nombre artístico que tanta popularidad le dio. Tanta que a veces no sabes si es buena o mala. Por una parte, antes de ir piensas que puede ser todo un bluff, un espectáculo mediocre con el gancho de las apariciones televisivas del mediático personaje. Por otro, efectivamente, piensas: sea lo que sea, lo vamos a ver a ver si nos sorprende, en parte porque, a través de ese mismo medio, tan peligroso cómo poderoso, Wyoming se asoma a los salones de cientos de miles de hogares cada día, acercando su ácida, hilarante e irreverente, por veces brillante, visión de la actualidad en uno de los mejores programas de la televisión actual (¿el mejor?), El Intermedio. Así que el éxito de asistencia estaba a priori casi asegurado. 

Y lo que ves afortunadamente no decepciona, o incluso sorprende si vas con recelos: una banda más que solvente, a pesar del nombre, un tándem de músicos profesionales de impecable factura, la banda Última Experiencia (formada por Miguel Ariza, José Alberto Solís y Luis de Diego), que arropa a un Wyoming que sobre todo canta con gran dominio de la lengua anglosajona y de las tablas, con “swing” (hoy lo llamaríamos “flow”), que se pasea como quiere por el escenario y se mete al público en el bolsillo tanto por una lista de clásicos del rock de todos los tiempos, con predilección por los sesenta, con el que no puedes fallar, desde Chuck Berry hasta Rosendo, pasando por Stephen Stills, su admirado Frank Zappa, The Who o Siniestro Total; como también sin duda por su labia, gracejo cañí y dotes de frontman al más puro estilo Blues Brothers, explicando los orígenes de cada canción, contando anécdotas y haciendo vibrar al personal . Y otra de las cosas más bonitas que ves es un público heterogéneo pero entregado por igual, de todas las edades y condiciones, desde chavales y chavalas menores de edad hasta señoras de sesenta para arriba y viejos republicanos – como el que tenía justo detrás y que lo primero que hizo al comenzar el concierto fue enseñarle a la banda la bandera tricolor, y al acabar dársela a firmar. Carcas o mejor dicho viejos rockeros y cuarentones, al lado de mozos y jóvenes, todos unidos por el amor a un mismo género musical. Lou Reed (Walking on Wild Side), Buffalo Springfield (For What It’s Worth), Frank Zappa (Dirty Love e Big Leg Emma), Beatles (I saw her standing here), Rolling Stones e Bob Dylan (Like a Rolling Stone, Hard to Handle), The Who (Can’t Explain), Los Salvajes (Soy Así), Steve Miller Band (Jet Liner), Cornershop (Brimful of Asha), Rosendo Mercado (Agradecido), Siniestro Total (Bailaré sobre tu tumba), Los Ronaldos (Y por las noches), Presidents of the USA (Lump, Video Killed the Radio Star), hasta Jimi Hendrix (Purple Haze) e incluso los más comerciales pero siempre socorridos Smash Mouth (All Star), junto a algunas sorpresas más, forman la lista de esta máquina de hits, cover band bien solvente, a la que vale la pena ver. Más de dos horas de concierto trepidante, sudor, cerveza y mucho rock, con sesión posterior de foto y firmas con los fans, en la que pudimos comprobar la amabilidad y grado de paciencia de Luis, Jose Alberto, Miguel e José Miguel. Sobre el papel, su humildad proverbial (la del personaje que no para de reírse de sí mismo, harto de políticos y demás gente que no se sabe reír de nada más que de las miserias ajenas): “Para Jorge, de tu ídolo indiscutible”.

Wyoming y los Insolventes está formado por: 
José Miguel Monzón-voz y guitarra rítmica
Miguel Ariza: guitarra solista y coros
Jose Alberto Solís: bajo Rickenbacker
Luis de Diego: batería 

Share